Konami tiene la receta del fútbol. ¿Para cuándo la del videojuego?

2

No os hacéis una mínima idea de lo que supone adaptar la realidad a un videojuego. Es decir, cuando Rockstar fabrica Red Dead Redemption, tiene un marco y ciertas normas que cumplir. No puede meter un televisor o un teléfono móvil porque no se correspondería con la época en la que transcurre la trama pero desde luego tiene mucho margen para hacer lo que le venga en gana, como si se plantea meter un bosque en mitad del mapa con Osos Pardos rabiosos.

En los simuladores de fútbol, en cambio, el margen es prácticamente nulo. En este género el concepto es adaptar la realidad con total fidelidad al videojuego. Lo más alejado de la realidad que veremos será tener a Maradona más de 20 años después jugando en la élite junto a los jugadores contemporáneos. Absolutamente todo lo demás, se rige por las reglas de la realidad. No existen partidos de 12vs12 o tarjetas azules. Por eso, el mérito que tiene Pro Evolution Soccer es impresionante.

Voy a ir más lejos aún. ¿Os habéis detenido alguna vez a pensar que un partido de fútbol dura 90 minutos, de los cuáles 54 son de tiempo real? ¡Y nosotros jugando partidos de 10 minutos! ¿Y pretendemos que comprimiendo la realidad x5 tengamos un producto calcado al de la realidad, con las mismas ocasiones, mismo ritmo de partido, y misma lentitud de transición? Si el ritmo fuera el mismo, si la precisión de los pases fuera la misma, si las defensas estuvieran igual de cerradas, se habría acabado el tiempo y no habríamos pisado el área rival. Eso es lo complicado de todo esto, que tienes que acelerar x5 las ocasiones de gol, y encontrar el equilibrio para ello es una tarea titánica. Claro que hay que dar la opción de defender cada balón, pero también hay que darle la opción al delantero de llegar al área las mismas veces que en la realidad en 5 veces menos de tiempo. Y ser divertido. La realidad tiene partidos aburridos, partidos malos. Aquí se exige diversión hasta en un Guinea Bissau-Uganda. Es dificilísimo.

 

Escoged el que es el mejor videojuego de la historia para vosotros. Ahora contad la cantidad de personajes principales que se presentan simultáneamente. ¿Uno? ¿Dos? Lo demás son NPC, non player character, o lo que es lo mismo, personajes no jugadores. Pro Evolution Soccer tiene 22. Veintidós tíos coordinándose a la vez sumando mil y una variable y situación a cada secuencia de juego, a cada segundo. La gente acostumbra a decir que si X empresa se metiera a hacer videojuegos de fútbol se convertiría en el Rey. No va a ocurrir. ¿Por qué?

Porque no hay huevos. Básicamente hacer un videojuego de fútbol es realmente complicado, una tarea titánica por encima de gráficos, modos o licencias. El verdadero problema de Pro Evolution Soccer es cómo hacer encajar 22 protagonistas (con diferentes características) y que todo encaje. Y encaja, esta gente ha logrado que encaje. Deberíamos estar agradecidos por tener dos videojuegos de fútbol en el mercado, hay quien se preguntaba por qué nadie hacía un videojuego de tenis y muchos años después se han animado a hacer dos juegos mediocres. Un juego de tenis. Con dos jugadores y una pelota. Y no lo han logrado. No es tan sencilla la cosa.

Por eso me enfado cuando tenemos unos gráficos desfasados, modos pocos profundos o un online infestado de tramposos. Porque eso es lo fácil de corregir. Lo difícil es encajar 22 piezas constantemente durante los 10, 15 o 54 minutos que dura un partido de fútbol. Incorporar modos, opciones, detalles no debería ser el motivo por el que una persona no compra el producto. Por eso me duele en el alma cuando veo la realidad. Nadie habla de la Liga Master, de My Club, del Cooperativo, del Online. Es terrible saber que tienes lo más difícil, tienes la piedra filosofal pero la has colocado en un frutero en vez de en el pedestal que le corresponde. Que Konami aún no ha encontrado la receta del videojuego. Por eso Pro Evolution Soccer seguirá a la sombra. Porque ya no vale con divertir. Ya no vale con tener fútbol. Hace falta enganchar al público con modos y desafíos que se actualicen. Tengo la total certeza de que este año no lo tendremos.

Vuelvo al eje central del artículo, a lo difícil que ha sido esta escalada hacia la cima de la jugabilidad. Aún faltan por pulir y añadir muchas animaciones, pero el concepto inicial de Pes 2014 es ya una realidad.

PES 2014 fue la piedra. Lo mejor que le ha podido pasar a Konami es PES 2014. Encontraron la receta, faltaba la cantidad exacta de cada ingrediente. Cada año se van acercando un poco más. No será con Pes 2019, pues faltarán modos, online y edición como ya he dicho, pero en jugabilidad y gráficos va a ser descomunal.

Y es que si tenemos que hablar de encajar a 22 tíos en un cuadrado verde y un balón, Konami va a poner a bailar sobre su mano a todo aquel que admire el fútbol.

Porque antes de videojuego, Pro Evolution Soccer es fútbol. Y si fútbol es lo que quieres…este año nos lo vamos a meter en vena.

2 Comentarios

  1. Kurosaki tiene razón, PES tiene una gran jugabilidad, muy superior a la de FIFA, lo que más duele son los modos de juegos, pero deberían comenzar haciendo cambios como un Random Selection Match Online, esto sería una brutalidad, el MyClub lo están corrigiendo, pero espero que sea algo decente y que vuelvan las cinemáticas de PES 2012/13 al PES, pero con voces, ya no con texto, le daría más realismo… Si solo Konami mejorara los modos de juegos, créanme que sería más vendido que FIFA, porque las licencias con un OF se solucionan, pero los modos de juegos no… Espero que a más tardar, que para PES 2021, ya haya una competencia tipo Messi y Ronaldo en el mundo de los videojuegos de fútbol.

    • Totalmente cierto… hace falta una importante mejora en todo lo que no se refiere con el gameplay, y ya si no en este (no va a haber suerte al 99%), que sea en PES 2020

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here